Sáenz Peña: Denuncian robo de caballos con destino a faena y posterior comercialización

68
La asociación civil Amo los Perros ha tomado la responsabilidad de rescatar caballos maltratados. Reclama que se tomen medidas urgentes y de eficiente control.

La inseguridad no es exclusiva de la zona urbana, quedando expuesto en la última semana lo que ocurre en las colonias rurales cercanas a la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña donde se registran robos de caballos, algunos de los que son destinados a carne para consumo humano.

La asociación civil Amo Los Perros no solamente se involucra en la recuperación de animales domésticos en estado de abandono, sino que también ha tomado la responsabilidad de rescatar caballos que son maltratados por los carreros o que, deambulando por las rutas de la zona, protagonizaron siniestros viales.

En los últimos días de octubre el grupo manifestó públicamente lo que ocurrió con animales que fueron sustraídos, siendo lo más trágico que en la zona de basurales, en la periferia de la ciudad, fueron encontrados los restos de dos hembras que fueron faenadas por los delincuentes.

El robo de animales es una práctica que no tiene fin, siendo reiterados los hechos de sustracción de ganado bovino a los productores de la zona. La sustracción de equinos ahora también está siendo una grave problemática ya que, según lo denuncian desde Amo Los Perros, el objetivo es la faena para la comercialización de la carne en comercios de la ciudad.

DOS YEGUAS, Y UNA DENUNCIA

La agrupación que defiende los derechos de los animales, en la semana que finalizó, expuso sobre el robo de dos yeguas que eran madre e hija, encontrándose con el correr de las horas sus cueros en una zona de depósito de desperdicios, en la periferia de la ciudad.

‘No puede ser que todo el mundo sepa quiénes son los que roban los animales y no vayan presos‘, manifestaron los integrantes de Amo Los Perros, para agregar que ‘toda Sáenz Peña sabe que la carne que se vende en algunas carnicerías o en fábricas de embutidos es de caballo‘. El grupo pide ‘urgente y eficiente control del área municipal de Bromatología y que la Justicia actúe sin que les tiemble la mano para meter preso a los delincuentes‘.

‘Hoy es un animal muerto, pero mañana puede ser un humano intoxicado o que pierda la vida por consumir carne de animales que no están aptos para consumo‘, manifestaron.

BÚSQUEDA DESESPERADA

En el final de la semana las novedades volvieron a ser negativas, con el registro de la sustracción de dos animales en colonia Bajo Hondo Chico. Los caballos robados fueron rescatados del maltrato en las calles por Amo Los Perros y habían sido entregados en adopción a un productor del departamento Comandante Fernández hace tres años.

En la madrugada del 30 de octubre cortaron alambrados y se llevaron del campo a San Martín, un macho anciano de 30 años de edad que fue recuperado del abandono que sufrió y una hembra, Flaca, que también fue rescatada del maltrato. La búsqueda desesperada de los animales continuaba en las últimas horas, anhelando los integrantes de Amo Los Perros y los dueños adoptantes, ‘encontrarlos con vida‘.

‘Solo queremos encontrarlos vivos. San Martín fue rescatado hace 3 años del maltrato al que los sometía su dueño y hoy era un rey, con sus casi 30 años y Flaca, rescatada de la ruta hace 2 años, comía de la mano y temprano iba a levantar al señor de la casa‘, detallaron desde el grupo.

“MUCHOS SAN MARTÍN” Y “fLACA”

El robo de equinos, mencionan los propietarios que fueron víctimas de robos, que se potenció en el último año ‘y se sabe quiénes son los que los faenan con destino a las carnicerías‘. ‘Muchos San Martín y Flaca son robados todos los días, pero son hechos que no tienen difusión o que la policía no comunica, jamás logran dar con sus paraderos o si los encuentran, están carneados, sus cueros tirados en las represas y sus huesos en basural‘, refirieron desde Amo los Perros.

En el malestar que existe, los proteccionistas señalaron que ‘hoy San Martín, Flaca y las otras dos yeguas fueron víctimas del sistema de inseguridad rural que tenemos en Sáenz Peña. Víctimas de la falta de control en las carnicerías y fábricas de chacinados que piden esta carne. Hoy nos duele el alma, porque no vamos a negar que estamos destrozadas, sin saber si los caballos rescatados y por los que tanto luchamos para que vivan una vida digna, en la libertad de los campos, están vivos o muertos‘, finalizaron.

DIARIO NORTE