Jair Bolsonaro no asistirá a la asunción de Gabriel Boric como presidente de Chile

58

La decisión del líder de ultraderecha podría tener relación con que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva felicitó a Boric por su triunfo el mismo 19 de diciembre, día del ballotage. 

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, anunció este miércoles que no asistirá a la toma de posesión del mandatario electo de Chile, Gabriel Boric, prevista para el próximo 11 de marzo. Bolsonaro dijo que no entraría en detalles de su decisión para no generar «problemas». Tampoco se espera que Brasil envíe representantes a la ceremonia de asunción de Xiomara Castro en Honduras el 27 de enero. Tanto Boric como Castro representan importantes triunfos de la izquierda en la región y recibieron el apoyo del expresidente y candidato presidencial brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

«No voy a entrar en detalles porque no soy de crear problemas en las relaciones internacionales. Brasil se lleva muy bien con todo el mundo, ya veremos quién va a la nueva investidura del presidente de Chile. Yo no iré«, dijo Bolsonaro durante una entrevista radial con Gazeta Brasil, que el presidente divulgó en sus redes sociales.

La relación entre Boric y Bolsonaro no arrancó bien. El presidente brasileño fue el último mandatario latinomericano en saludarlo: lo hizo recién cuatro días después de que se conocieran los resultados oficiales de la segunda vuelta, y en un tono displicente. «Prácticamente la mitad de la población se abstuvo y con la otra mitad que fue a votar (el resultado) dio el 55 por ciento por el tal Boric y un 45 por ciento por Kast», dijo Bolsonaro en aquel momento.

Sobre ese particular saludo, Boric manifestó: «No voy a tener declaraciones destempladas, creo que en políticas de Estado y relaciones exteriores hay que ser un poco más cuidadosos. Claramente somos muy distintos». La decisión de Bolsonaro podría tener relación con que el expresidente Lula felicitó a Boric por el triunfo el mismo domingo 19 de diciembre, día del ballotage en Chile.

«Estoy feliz por la victoria de un candidato democrático y progresista en nuestra América latina, para la construcción de un futuro mejor para todos», planteó Lula, quien en las próximas elecciones presidenciales de Brasil, que se celebrarán en octubre de 2022, pretende convertirse nuevamente en jefe de Estado y desplazar a Bolsonaro.

El diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario, envió durante la campaña chilena varios mensajes de apoyo al ultraderechista José Antonio Kast y advirtió que Boric llevaría a su país a una situación similar a la de Venezuela. Además sostuvo de manera despectiva que el exlíder estudiantil “colaboró en las agitaciones de 2019 en Chile, que tuvieron mucha violencia, destrozos e incendios”.

El gobierno de Bolsonaro tampoco enviará representantes a la toma de posesión de la presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro, que se realizará el 27 de enero. Los medios brasileños atribuyen esa decisión a que Castro invitó a los expresidentes Lula da Silva y Dilma Rousseff.

PAGINA 12.-