El precio de la yerba mate sube entre 15 y 20%: ¿Cuáles son las causas?

118

Debido a la falta de lluvias en el nordeste del país, se perdieron una gran cantidad de hectáreas de cultivos de yerba mate. Por esta razón, se espera que la infusión favorita de los argentinos aumente su precio entre un 15% y un 20% por la disminución de la cantidad de plantaciones.
En distintos campos de Corrientes y Misiones la sequía hizo que varios productores perdieran cientos de hectáreas de yerba mate por los incendios. Mientras tanto, aquellos que se salvaron del fuego ruegan para que aparezcan las tormentas porque en algunas localidades no llueve desde el pasado 15 de noviembre.
Orlando Stvass, vicepresidente del consejo de administración de la Cooperativa Agrícola de Colonia Liebig, ubicada en el noreste correntino, habló sobre el período más seco que afronta la región en los últimos 45 años. “Podemos hablar de hasta un 40% de pérdidas», aseguró en comunicación con Radio La Red.
«Hoy las plantas están en una situación de estrés total, han perdido su follaje y hay yerbales, que vienen a ser las plantaciones más grandes que tienen más de 20 años y tienen un mayor sistema radicular, más profundo, que son las que están vivas y están manteniendo todo su follaje”, explicó Stvass.
Esta situación angustiante disparó distintas alarmas en la sociedad porque hay quienes se cuestionan si habrá un impacto en el consumo y en los precios.
Según Stvass, la sequía llegó a una gran cantidad de productores en un momento poco propicio porque muchos estaban en pleno proceso de recambio de algunas plantas y las que se habían logrado implantar eran relativamente jóvenes. Esos ejemplares más nuevos son los más afectados.
“Hay productores que han perdido todo. Al que le tocó la mala suerte del fuego perdió todo. Se venían renovando las plantaciones, las nuevas de menos de 10 años son las más afectadas por el estrés hídrico ya se murieron”, indicó el productor yerbatero.
¿Qué pasará con el consumo de yerba mate en 2022?
Según los datos brindados por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), en 2021 ingresaron a secaderos 882,09 millones de kilos de hoja verde, mientras que el consumo interno totalizó 282,85 millones de kilos. Además, las exportaciones sumaron 35,50 millones de kilos.
Teniendo en cuenta los números del año pasado, los productores aseguraron que el consumo para este año está garantizado porque la yerba mate que se consumirá a lo largo del 2022 fue cosechada el año pasado, ya que debe ser estacionada por un lapso de nueve meses como mínimo.
Sin embargo, el panorama para el 2023 es totalmente distinto porque el grueso de la cosecha arrancaría en abril y duraría hasta septiembre. Por esta razón, la situación es una incógnita y llena de cautela a los productores.
“Todo lo que se cosecha se seca, se guarda a los depósitos y se estaciona y sale a la venta en 2023. El 2022 está totalmente garantizado. Pero tenemos que ver si en estos 15 o 20 días las plantas están vivas y algo vuelve a brotar, y si en pocos meses vuelve a recomponer su follaje”, concluyó Stvass.
En los próximos días, los productores estarán trabajando en el relevamiento de las distintas zonas de cultivos para poder tener resultados más exactos que estarían dentro de un mes. Recién en ese momento se podrá saber cómo será la próxima cosecha para comenzar a analizar si la yerba mate alcanzará para cubrir la demanda del mercado en 2023.
Mientras tanto, la incertidumbre por lo que ocurrirá con la gran cantidad de hectáreas de cultivos de yerba mate que se perdieron, provocaron el aumento de su precio entre un 15% y un 20%.