Perú declaró alerta epidemiológica por un nuevo brote de dengue

125

Perú declaró alerta epidemiológica ante un nuevo brote de dengue, que ya causó ocho muertes y más de 5.000 contagios en lo que va del año, reportó hoy el Ministerio de Salud de ese país.
Las autoridades empezaron a fumigar en Lima y en distintas ciudades para evitar la presencia del mosquito «Aedes aegypti», que propaga el dengue, el zika y la chikunguña.
«Se han notificado 5.218 casos de dengue, incluidas ocho defunciones», señaló en un comunicado el Centro Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud.
Al comparar con el mismo período del año 2021, se observó un incremento de muertes, mientras que los contagios disminuyeron más del 50%.
La alerta consiste en un llamado a los servicios sanitarios «a fortalecer el sistema de vigilancia epidemiológica» y control de la población. Y en el desarrollo de campañas informativas educativas.
El dengue es una enfermedad endémica de zonas tropicales que provoca fiebre alta, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor muscular y, en los casos más graves, hemorragias que pueden llevar a la muerte.
Según la cartera de salud, durante 2021 Perú registró 39 muertes y 49.274 casos de dengue; mientras que, en 2020, hubo 86 fallecidos y 46.749 casos por esa enfermedad.
Los dos años de pandemia por COVID-19 reflejaron un alza del dengue en comparación al 2019, donde las muertes sumaron 37 y los contagios 15.287.
En tanto, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió en enero pasado que «la pandemia provocó disrupciones en la atención de las enfermedades tropicales, como el dengue, que pueden demorar su control o eliminación”.
El dengue se detectó en Perú por primera vez en 1984 y se convirtió en una enfermedad endémica.
Asimismo, Perú es el país con mayor tasa de mortalidad por COVID-19 en el mundo: con 6.300,4 decesos por cada millón de habitantes, según la agencia AFP, en base a cifras oficiales.
Las autoridades sanitarias informaron que el 10% de los 33 millones de habitantes contrajo la enfermedad y 207.000 murieron.

Fuente: Télam