Maxi, el niño chaqueño no vidente que cumplió su sueño en el Monumental

335

Tiene 7 años, es no vidente, y lo llevaron de sorpresa a presenciar el partido de River. Además, se llevó la camiseta firmada por los jugadores.
youtube.com/watch?v=WC2icupMOXY

El fútbol no es sólo un deporte y un negocio, sino que también inculca valores humanos y hasta es una vía de cumplir sueños. Prueba de ello es lo que le ocurrió este domingo a Maxi Estigarribia, un niño de 7 años, no vidente, que viajó desde Napenay, en la provincia del Chaco, que fue llevado por sorpresa desde su localidad hasta el estadio Monumental para presenciar el partido ante Racing y conocer al plantel de River Plate y a su entrenador, Marcelo Gallardo.

Maxi es ciego pero eso no es ningún impedimento para que viva la pasión por los partidos de River, el club de sus amores. Y ahora, pudo conocer el estadio Antonio Vespucio Liberti, y después de haber presenciado el encuentro en la tribuna, se encontró con una sorpresa en el anillo del estadio.

El Muñeco Gallardo recibió a Maxi (vestido con la 9 de Julián Álvarez) con la sonrisa y la humildad que siempre lo caracterizan y pasó un hermoso momento junto al pequeño y su familia. Le firmó la camiseta (que ya contaba con autógrafos de todos los jugadores del plantel), se sacó una foto con él y un rato después Maxi se llevó premio doble, porque también se cruzó a Enzo Pérez, Javier Pinola, Juanfer Quintero y otros jugadores, que frenaron para fotografiarse y dejarle otro recuerdo imborrable.

Con el zaguero central, que cumplió 39 años hace pocos días, se quedó varios minutos y lo que más le llamó la atención fue el reloj que llevaba en su muñeca. El ex Rosario Central le explicó cada una de las funciones del dispositivo y le dio un gran abrazo.

CÓMO FUE LA VISITA DE MAXI AL MONUMENTAL
Todo nació con una publicación en Facebook que hablaba de las ganas de Maxi de conocer el estadio Monumental. En ese posteo la etiquetaron a Diana Paterno, actual fiscalizadora titular de la Comisión Directiva de River. A partir de su gestión, se puso en marcha una enorme maquinaria con el objetivo de que el niño alcanzara su gran anhelo.

Maxi llegó hasta Buenos Aires junto a su mamá Silvia y su hermana Mili. El sábado, Paterno, ayudada por personas que cumplen distintos roles en la institución como Matías Fernández, Luis Valla y Andrea Carnet (una policía solidaria), lo llevó engañado hasta el club y, una vez allí, le contó dónde estaba realmente. Minutos después, comenzó el encuentro con los integrantes del plantel.

El domingo fue el momento de la emoción mayor: el partido en el Monumental. Maxi y su mamá vivieron las acciones del clásico ante Racing desde uno de los palcos junto a Diana y gritaron los dos goles que el Millonario convirtió en el primer tiempo. Con el correr de los minutos, el intenso ruido provocó cierta molestia en el niño, razón por la que se retiraron antes del cierre del encuentro.

“Cuando Maxi tenía cuatro años, la familia había hecho un video para que conociera a los jugadores, pero no prosperó. Gracias a dios hoy se cumplió”, contó Diana Paterno. Y agregó: “Me la pasé llorando de la emoción que tenía, no se puede explicar. Soy parte de esta cadena. Disfruté muchísimo todo y hoy Maxi es parte de mí vida, estoy feliz de encontrarlo”.

Maxi es de Napenay, y pese a que hoy lee muy bien a partir del uso de una pizarra braille, necesita de una máquina de escribir con ese sistema para seguir avanzando en su formación.