286

VILLA ÁNGELA: EL PODER JUDICIAL INTENTÓ DESACTIVAR RECLAMO EN CONTRA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO Y EL FEMINICIDIO

Mujeres autoconvocadas en contra de la violencia de género y el feminicidio, se reunieron frente al edificio de tribunales en reclamo sobre reactivación de casos congelados y manifestaron que «una jueza mandó a un empleado a decirnos que saquemos las banderas y ella sabe que este es un ejercicio democrático».

«Nos sumamos a un reclamo de la abogada querellante, Verónica González, con la denuncia Simón Bali que fue el director del hospital. Venimos a acompañar a la denunciante, la víctima, que no sólo tiene que tener el acompañamiento de las mujeres sino de todos porque ninguna mujer debe sufrir ni acoso ni violencia en su lugar de trabajo» expresó Clara Guerra.

Además, Clara Guerra expresó que sigue en la lucha con un caso que «el superior tribunal de justicia dijo en el recurso de casación que el juicio estaba mal hecho y que se haga de nuevo, que no se podía obviar la perspectiva de género, es la 5ta vez que se suspende por una maniobra de la defensa, son recursos dilatorios, es una cosa que no se puede creer, pero así es. De todos modos les digo que si es por eso a mí no me van a vencer y en el caso de la compañera a la que venimos a acompañar tiene que saber que tiene todo nuestro acompañamiento y esperemos que la justicia obre como debe y que salga una condena ejemplificadora y se terminen los señores que porque tienen un cargo político, un espacio de poder que nosotros les damos, tengan que aprovecharse de quienes trabajan bajo sus órdenes».

«No es posible que porque nuestras hijas salgan de short o salgan de pollera no vuelvan a nuestras casas. Es una locura. Soy mamá, soy hermana, soy vecina, no podemos estar así, no puede ser que las chicas tengan que callarse lo que les pasa porque sino pierden su trabajo. Por eso tenemos que unirnos las mujeres y decir basta, juntarnos entre todas y luchar» dijo una mamá en contra de la violencia contra la mujer.

Además, mencionaron que hay casos de abuso de menores que no fueron oídos ni tratados por la justicia cuando fueron denunciados. Además, de otros casos de acoso laboral que en lugar de dejar sin trabajo al abusador remueven de lugar de trabajo a la víctima.

Por otra parte, las manifestantes denunciaron públicamente que «una jueza mandó a un empleado a decirnos que saquemos las banderas y ella sabe que este es un ejercicio democrático, no tiene nada de malo, ni se infrinje ninguna ley. No entiendo por qué, porque si ellos hicieran lo que deben hacer nosotras no estaríamos acá reclamando nada» manifestó Clara Guerra.

Por último, Antonia Morán, madre de la joven desaparecida desde el 2017 Maira Benítez, agregó que «también soy una de las damnificadas, porque todos conocen el caso de Maira, acá la justicia dio por cerrado el caso porque ya hubo un condenado, pero Maira sigue sin aparecer. A mí nada me justificó que Maira está muerta, para mí sigue desaparecida. Ellos dieron el caso cerrado condenando a uno de los acusados y yo pido justicia, que la sigan buscando. El procurador me prometió que se iba a hacer cosas que no se hicieron, que se iba a investigar cuando abran tribunales y no pasó nada. El procurador me prometió que se iba a reabrir la causa y sólo quedó en las palabras».