Alerta epidemiológico por posible caso de sarampión en CABA

150

Se trata de una joven de 25 años, embarazada y que reside en Capital Federal. Había regresado de un viaje de Maldivas con escalas.

El Ministerio de Salud de la Nación informó que se registró un «posible caso» de sarampión en la Ciudad de Buenos Aires, una mujer embarazada con antecedente de viaje al exterior que no se encuentra vacunada contra esta enfermedad, y emitió un alerta epidemiológico con el objetivo de «sensibilizar ante la posible importación de casos».
Se trata de una mujer de 25 años, gestante de 9 semanas, que fue atendida en un centro de salud privado con sospecha de Covid-19 y «presentó serología (IgM) positiva para sarampión».
La mujer no tiene antecedentes de vacunación contra el sarampión ni la rubéola.
La joven «habría contraído la enfermedad en ocasión de un viaje a Maldivas cuyo itinerario tuvo escalas en Jordania, Qatar, Dubai y San Pablo», agregó la cartera sanitaria en un comunicado.
Regresó al país el 4 de marzo y once días después de su llegada presentó fiebre, catarro nasal, tos y conjuntivitis, a lo que se sumó exantema (erupción de la piel) dos días después.
El 21 de marzo concurrió a consultar por su cuadro y fue internada por sospecha de Covid-19.
El resultado del test fue negativo para coronavirus, por lo que luego se comenzó su evaluación como probable caso de sarampión.
«Actualmente la paciente se encuentra asintomática y en su domicilio», se agregó.
A raíz de la notificación se iniciaron la investigación y acciones de control y seguimiento de los contactos del caso, agregó el Ministerio.
Las muestras se derivaron al Laboratorio Nacional de Referencia ANLIS-Malbrán para los estudios moleculares y confirmación, mientras «la Ciudad de Buenos Aires continúa realizando las acciones de control de foco correspondiente».
El 23 de noviembre pasado el Ministerio de Salud había emitido emitió un alerta por el «riesgo de reintroducción» del virus de sarampión en Argentina.
«No existe tratamiento específico para el sarampión, sin embargo, para la prevención se dispone de una vacuna segura y eficaz en el Calendario Nacional de Vacunación de Argentina», se recordó entonces.
Ante la notificación del posible caso, el Ministerio emitió un «alerta epidemiológica» con el objetivo de «informar y sensibilizar ante la posible importación de casos».
Al mismo tiempo, instó «a los equipos de salud a intensificar la vigilancia epidemiológica de la enfermedad febril exantemática (EFE), la notificación inmediata y la implementación de acciones de control ante la detección de casos sospechosos para evitar la reintroducción del virus al país».
Al personal de salud se recordó que la definición de caso es de «Enfermedad Febril Exantemática (EFE)», es decir paciente con fiebre (temperatura axilar mayor a 38ºC) y exantema, o cualquier caso en que el profesional de la salud sospeche sarampión o rubéola.
Todo caso sospechoso de EFE deberá notificarse al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud dentro de las 24 horas de detectado sin esperar los resultados de laboratorio.
En Argentina el último caso endémico se registró en el 2000, pero desde la eliminación de la enfermedad hasta el 2018 se registraron un total de 43 casos importados y «relacionados con la importación».
Se precisó que en 2019 y 2020 se confirmaron un total de 199 casos de sarampión, de los cuales 18 fueron importados, 2 relacionados a la importación y 179 de origen desconocido, estos últimos correspondieron al mayor brote desde la eliminación.
En cuanto a la situación epidemiológica mundial y regional, «en el período 2000–2016 se registró una disminución en la incidencia de sarampión del 84% (de 853.479 a 132.490 y del 88% en la mortalidad asociada (de 145 a 18 casos por millón), seguida de un resurgimiento global durante 2017-2019 (aumento del 567%) y luego una aparente disminución en el año 2020 durante la pandemia de COVID-19».
Las autoridades sanitarias enfatizaron que «las coberturas de vacunación disminuyeron globalmente: 22,3 millones de niños no recibieron la primera dosis de vacuna contra el sarampión y se deterioraron los sistemas de vigilancia. En este escenario, el incremento de la susceptibilidad de la población y la vigilancia subóptima hacen que resurja un riesgo elevado de transmisión y brotes, amenazando el progreso hacia la eliminación del virus».
En el 2020, a consecuencia de la pandemia, se sostuvo una caída en el apego a los esquemas de vacunación, los que ya habían descendido 10 puntos en promedio entre 2009 y 2019, detalló el Ministerio.
Dado que el virus del sarampión continúa circulando en otros países de la región y que se registra circulación endémica en Brasil y Venezuela, y ante la disminución de las coberturas de vacunación, el Ministerio de Salud instó a la población «a sostener altas las coberturas de vacunación con dos dosis de vacuna contra el sarampión (doble o triple viral)» y solicitó al sistema de salud «articular los protocolos para detección precoz de la enfermedad a través de un sistema de vigilancia sensible que evite la diseminación de casos».
También recordó que la vacuna con componente contra el sarampión en ocasión de un viaje debe ser aplicada por lo menos 15 días antes de la salida y recomendó que todas las personas, «viajeros o no, verifiquen esquemas de vacunación»
CADENA 3.-