For Ever perdió el invicto de local y no aprovechó la oportunidad para acomodarse en el lote de los punteros

14

En el cierre de la fecha número 16 (de un total de 37) de la Primera Nacional de fútbol y ante un estadio “Juan Alberto García” colmado, el “Negro” mereció otra suerte pero chocó una y otra vez contra la figura del visitante: el arquero González. El gol, Federico Boasso a los 6 minutos del primer tiempo.
For Ever perdió el invicto de local y no aprovechó una buena oportunidad para acomodarse en el lote de arriba de la Primera Nacional de Fútbol. Ante una multitud, el local hizo méritos para quedarse al menos con el empate; pero una y otra vez sus intentos chocaron contra la muralla construida por la figura de la noche: el arquero Emilio Emiliano González.
El conjunto de Cravero cosechó así su segunda derrota en el torneo para posicionarse en el noveno lugar de la competencia cuando aún restan por disputarse 21 partidos. En el próximo, enfrentará a Nueva Chicago que marcha en el lugar número 22. Por el lado de Almagro, el conjunto de Paparatto consiguió su séptimo partido sin conocer la derrota.

Gol tempranero para el triunfo

A los 6 minutos, el manotazo salvador del arquero González para ahogar el grito forevista presagiaba lo que iba a pasar en los casi 100 minutos de juego. Pero en la contra, a los 7, Federico Boasso recibió el pivoteo de su compañero y con un derechazo certero la clavó de rastrón al lado del poste derecho de un Canuto que no llegó a pesar de la estirada. Era 1 a 0 y como pocas veces, For Ever debía correr desde atrás con mucho por jugar.
Manejó mejor el balón la visita los 10 siguientes, hasta que una especie de centro-tiro al arco de Gaspar Triverio –previa asistencia de pecho de Tomero- se estrelló en el travesaño. Insinuaba el Negro de Villa San Juan, pero la apertura del marcador le era esquiva. Apeló el “tricolor” a hacer tiempo desde luego de convertir la diferencia; a tal punto que en 22 minutos de juego el árbitro Giménez amonestó a dos de sus jugadores por este motivo (al lateral Dematei y al arquero Emilio González).
Sin embargo, los dirigidos por Paparatto se mostraban compactos, bajo el mando de su número 5, Gastón Blanc. No aparecían ni Lucero ni Gaggi por los costados en el “Negro” y todo era cuesta arriba. For Ever era una sombra respecto a presentaciones anteriores y el murmullo se apoderaba de la multitud. Más cuando cada llegada de Almagro parecía que estiraba el marcador.
A los 37, cuando los dirigidos por Cravero llegaban con más empuje que fútbol, Gaggi –en jugada individual- ingresó por derecha al área grande y fue derribado claramente por la pierna izquierda del segundo marcador central (Valdez) de Almagro. ¿El árbitro? Siga-siga, ante el reclamo de todos los jugadores del local. Tampoco le mostró la amarilla al número 8 de For Ever, si es que –como se interpretó- consideró simulación del volante forevista. Hasta aquí, el local seguía sin que le cobraran la pena máxima a favor en todas las fechas disputadas.
Garnerone por Trecco en el inicio del segundo tiempo para intentar cambiar la historia. A los 7, Lucero generó la doble atajada del arquero visitante, con un tiro en el travesaño incluido. Se salvaba Almagro y a esa altura, For Ever merecía el empate; mientras el juego elevaba en temperatura producto del intenso roce físico.
A los 32, Emiliano González –la figura de la cancha- le sacó nuevamente el empate al local esta vez a Marcos Giménez, tras el ben pase de Luciano Giménez. Apostaba a todo Cravero con doble 9, dos por afuera y desguarneciendo la zaga central. A los 49, cuando el árbitro había otorgado 8 minutos adicionales, el ingresado Díaz se lo perdió de zuda solo frente al arco. Su remate se fue afuera y con él las esperanzas del empate. Fue de la visita, cuando For Ever hizo el gasto y pergeñó diversas jugadas y situaciones para –al menos- quedarse con un punto.