El Chaco en zona naranja por la escasez de gasoil con 20 litros por unidad

14

El panorama que se vive en el norte del país como consecuencia del faltante de gasoil, en pleno momento de la cosecha de granos gruesos, lleva más de dos meses y cada vez se agrava más sin que se avizore una solución a corto plazo. Es por esto que desde los diferentes sectores, como productores agropecuarios, transportistas y estaciones de servicio señalaron las formas en las que esta situación los afecta, por lo que demandan algún tipo de medida que permita paliar la situación. Por su parte el Gobierno anunció que aumentará la importación.

«En los últimos tres meses del año la demanda de gasoil se ubicó en niveles que no se registraban hace diez años. En abril, específicamente, el mercado de gasoil registró el nivel más alto de la historia (1.295,8 km3), un 15,1% superior a la de abril 2019, se detalló desde YPF, desde donde aseguraron «sus máximos esfuerzos de producción, importación y logísticos para sostener una demanda creciente».

De acuerdo a un relevamiento realizado por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), mediante el denominado «Mapa de abastecimiento de gasoil», son siete las provincias en rojo que tienen muy bajo o nulo suministro en las estaciones de servicio. Ellas son: Jujuy, Salta, Formosa, Tucumán, Misiones, Corrientes y Entre Ríos. Por otro lado, en el Chaco, Santiago del Estero, Córdoba, San Juan, Mendoza, Buenos Aires y CABA, son zonas que se encuentran en naranja, donde se vende en promedio 20 litros por unidad. La otra parte de la encuesta reflejó que aquellas provincias que se encuentran en amarillo, se cargan entre 21 y 50 litros por unidad, y entre 51 y 100 litros. Las mismas son: Catamarca, La Rioja y San Luis, en el primer subgrupo, y La Pampa, en el segundo. Por último, en las provincias del Sur, que aparecen en verde, no surgieron problemas de faltante.

Frente a todo este contexto, desde la entidad expresaron en un comunicado que «el desabastecimiento que estamos sufriendo lleva más de dos meses. Entendemos que no es un tema sencillo de solucionar, pero nos queda en claro que se trata de un problema generado por la falta de divisas y la dificultad para avanzar rápido en las políticas que se requieren. Desde hace varias semanas, cientos de camiones de Bolivia vienen al Puerto de Campana a buscar el combustible que importa su país. Si se paga, hay combustible disponible. Mientras tanto, en la Argentina tenemos camiones varados a orillas de la ruta, por falta de gasoil», dijo Roberto Guarnieri, presidente de Fadeeac en un comunicado.

El dirigente sostuvo que el principal problema de faltante se registra en el norte del país y advirtió que si no hay una solución de manera urgente, comenzará a registrarse desabastecimiento. «No podemos llevar la cosecha en tiempo y forma, ni el ganado o los alimentos. La industria en general empezará a sentir las consecuencias. El combustible es un elemento esencial para poder cumplir con nuestra tarea. Más del 90% de la economía argentina se mueve en camión», recordó.

Mientras que desde la Sociedad Rural del Chaco, su presidente Marcos Pastori, relató «el tema de combustible es sumamente preocupante y desesperante por que el agobio es tal que no se puede programar ningún tipo de actividad de nuestra producción agropecuaria, en todas las estaciones de servicio hay filas y filas de camiones que no tienen combustible para moverse», describió el dirigente ruralista. «No hay combustible directamente, no es que hay un poco o que la venta es acotada, son muy pocas las estaciones de servicio que tienen algo de combustible, y estamos hablando que los camiones pueden cargar 100 o 200 litros como máximo y con eso sólo pueden recorrer 100 kilómetros, es lo mismo que nada», dimensionó. «Además, tenemos todo lejos, el Puerto de Rosario está de 700 a 1.000 o 1.600 kilómetros del de Buenos Aires, y en ganado en pie, a cualquier lugar, son distancias larguísimas, no pueden quedar varados porque está en juego el bienestar animal que es fundamental», describió.

A lo cual aportó: “estamos en una situación muy dramática y no se avizora una solución pronta al problema”
endeudados Desde la Cámara de Expendedores de Combustibles del NEA informaron a surtidores.com.ar que los asociados comenzaron a recurrir a los bancos para poder costear las urgencias de los negocios a la espera que la situación mejore.

«Estamos tomando créditos de hasta un 57% anual para saldar los costos cotidianos que se generan y que no podemos pagar porque no tenemos nafta ni gasoil para vender», dijo a surtidores.com el presidente de Cámara de Expendedores de Misiones, Faruk Jalaf.

El directivo agregó que la situación complica aún más a quienes están todavía pagando cuotas de la financiación tomada en tiempos de pandemia. «Nadie quiere cerrar su emprendimiento, más aún cuando la economía de toda una familia y la de los empleados se sustenta con el trabajo, pero los colegas más pequeños están en una situación límite porque ni siquiera cumplen con la enorme cantidad de requisitos que piden las entidades financieras para otorgarles un préstamo», apuntó en diálogo con surtidores.com.ar.

Jalaf lamentó el hecho de que su provincia sea una de las más afectadas por la escasez de combustibles, debido a la gran afluencia de ciudadanos brasileños y paraguayos que cruzan la frontera para llenar sus tanques por la gran diferencia de precios.

En este contexto, destacó que el exceso de demanda por parte de los camiones extranjeros, aceleró los tiempos ociosos en los establecimientos que rápidamente agotan la oferta en sus surtidores. «Llegan a nuestras estaciones de servicio con la última gota de combustible y se encuentran con el faltante, que los obliga a quedarse parados en la ruta durante días enteros», sostuvo. Y si bien remarcó que el desabastecimiento es generalizado en todo el interior del país, afirmó que en zonas como Misiones y Formosa, que tienen contacto directo a través de dos rutas muy transitadas con los países limítrofes, la cantidad de días con los surtidores inactivos se duplica respecto de otras provincias. «Hasta una semana han llegado a estar sin gasoil algunos colegas que tienen su estación en la ruta 14», enfatizó.

«Cumplimos con nuestra misión social durante la pandemia de actividad esencial y sacrificamos durante dos años todo nuestro capital de trabajo y ahora debemos seguir endeudándonos para pagar sueldos de empleados, que están inactivos porque no tienen trabajo que hacer», puntualizó el expendedor misionero.
Tiempo de espera y las rutas más afectadas
La encuesta de Fadeeac correspondió al período que va desde el 15 de mayo hasta el 25 de mayo, y contó con la respuesta de más de 600 integrantes de la Federación, que agrupa a 43 cámaras del transporte de todo el país. Hay que recordar que la iniciativa que se puso en marcha en abril por parte de la Federación, se trata de un semáforo virtual que tiene como objetivo monitorear en tiempo real la disponibilidad de combustible en el país.

A nivel de rutas donde existen problemas para la carga de combustible, el estudio determinó que son las 14, 34, 9, 12 y 7. Frente a todo este contexto, desde la entidad expresaron en un comunicado que «la Argentina necesita exportar sus bienes, ser eficiente y competitiva. El sector del transporte siempre acompañó el crecimiento económico y hoy sólo necesita certidumbre respecto del aprovisionamiento de los combustibles». Y es por eso que reclamaron a las autoridades correspondientes una solución urgente a la situación.

Otro aspecto que resaltó la encuesta fue el tiempo de espera para el abastecimiento. En ese sentido, el 31% de los encuestados respondió que aguardó entre seis y doce horas para cargar gasoil; 26% debió aguardar más de doce horas; 26% entre tres y seis horas; y 17%, entre dos y tres horas. Al respecto, el presidente de la entidad señaló que «las pérdidas que ocasiona esta situación son muy grandes, desde el punto de vista económico y social. El tiempo de espera y la incertidumbre de un transportista que no puede saber cuándo saldrá, ni cuándo llegará a destino produce un daño enorme. Y lo más angustiante es que pese a las reiteradas promesas de diferentes funcionarios diciendo que todo se normalizaría, no tenemos ninguna novedad».

Por último, del trabajo surge otro dato importante: el aumento del precio del combustible a granel muy por encima de los incrementos registrados en surtidor, hizo que muchos transportistas dejaran de lado la opción de abastecimiento en playas privadas, para hacerlo en estaciones de servicio ubicadas en las rutas (62%) y en centros poblados (24%), con el consiguiente impacto en el entorno.
DIARIO LA VOZ DEL CHACO.-